Noticias

LA FJA REPUDIA LAS CONDENAS A RUIZ Y ARAKAKI POR HABER PARTICIPADO DE LAS PROTESTAS CONTRA LA REFORMA JUBILATORIA

El día lunes se conoció la condena contra Daniel Ruiz y Cesar Arakaki por haber participado, como cientos de miles de trabajadores/as, de las protestas masivas que se produjeron en diciembre de 2017 contra la Reforma Jubilatoria que impuso el anterior gobierno.

Una vez más, jueces y fiscales aplican condenas disciplinadoras contra la protesta social a pesar de carecer de pruebas que demuestren que los acusados hayan cometido un delito concreto.

La violencia desatada por ese gobierno al suprimir derechos de lxs jubiladxs para reducir “gastos” mientras se transferían miles de millones de pesos a los bancos y especuladores a través de la bicicleta financiera, generó la reacción de los trabajadores/as que inundaron la plaza y las avenidas frente al Congreso Nacional reclamando que se frene el ajuste.

Frente a esta multitud, la única respuesta fue la represión de las fuerzas policiales desatando verdaderas cacerías sobre los manifestantes con gases, balas de goma, carros hidrantes y bandas policiales en motos, que todos/as recordamos con indignación.

Por ello la Federación Judicial Argentina (FJA) repudia el fallo del Tribunal, denunciando que los jueces y fiscales que participaron de la investigación y el juicio aplican condenas que lejos de honrar la misión de hacer justicia los muestra como serviles ejecutores de los intereses de los poderosos.

Noticias

3 DE JUNIO – NI UNA MENOS

A cinco años del primer NI UNA MENOS, la Federación Judicial Argentina, convoca a ser nuevamente protagonistas del reclamo, y de la visibilización virtual, para que se vea y oiga en todo el mundo, lo que el colectivo sigue reclamando: “Ni Una Menos”, “Vivas, Libres y Desendeudadas nos queremos”.

Desde el 2015, en Argentina y muchas ciudades de todo el mundo, se reclama al Estado políticas que frenen las violencias machistas.

El 3 de junio de 2015 se realizó la primera marcha en contra de la violencia contra las mujeres bajo el lema “Ni Una Menos”, consigna que le dio nombre a la colectiva feminista en toda la Argentina y que logró expandirse a países de Latinoamérica y Europa.

Ese mismo año, durante el verano, el brutal crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina de 15 años asesinada en un balneario uruguayo, fue protagonista. En mayo del mismo año, mientras se descubrían detalles escalofriantes del asesinato de Ángeles Rawson, ocurrió el femicidio de Chiara Pérez, la adolescente embarazada de 14 años que fue asesinada y enterrada por su novio en Rufino, provincia de Santa Fe.

Este último caso fue el que movilizó -primero por redes sociales y luego convocando a masivos reclamos- a un grupo de periodistas de Buenos Aires.

Esa primera masiva movilización se replicó en más de cien puntos en todo el país

Pocas cosas cambiaron desde entonces. En lo que va de este año se registraron 124 asesinatos por agresión machista

De acuerdo al último relevamiento de Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá),   en los primeros cinco meses del año, del 1° de enero al 30 de Mayo de 2020, se contaron 140 muertes violentas de mujeres de las cuales 124 fueron femicidios

Esto quiere decir que cada 29 horas murió este año una mujer por violencia machista.

Asimismo, el Observatorio registró 112 intentos de femicidios en Argentina y contó 151 niños, niñas y adolescentes que se quedaron sin madre en lo que va del año en curso.

Y si se analizan los cinco años que pasaron desde el primer grito “Ni una menos”, los femicidios superan el millar: 1440 femicidios directos, vinculados y travesticidios.

“Vemos que a pesar de las históricas demandas y reivindicaciones, de retrocesos y avances en el abordaje de los derechos de las mujeres y disidencias, siguen sin desplegarse presupuestos y políticas acordes a la dimensión de la emergencia. Ni una menos. Continuamos con nuestras demandas hacia el interior de los Poderes Judiciales, como lo son la implementación efectiva por parte de cada Tribunal Superior de la Ley Micaela, con la participación efectiva de los Sindicatos, para que exista una Perspectiva de Género real en los Poderes Judiciales. En el contexto actual de pandemia por el COVID-19, cuando las violencia se ven exacerbadas, y las mujeres, disidencias, niños, niñas y adolescentes, se encuentran más desprotegidxs, es que necesitamos que se visibilice el reclamo, y no nos dejen calladas. Por eso este 3 de Junio, saldremos a nuestras puertas, o balcones, con nuestras bocas tapadas, pero nada opacará nuestro grito.” -expresó Karina Albarracín, Secretaria de Género de la Federación Judicial Argentina.

#NiUnaMenos

#Vivas,LibresYDesendeudadasNosQueremos

Noticias

CORONAVIRUS Y VIOLENCIA DE GÉNERO: CONVIVIR CON EL AGRESOR DURANTE LA CUARENTENA

En un contexto de aislamiento obligatorio se supone que es un beneficio quedarse en casa. Sin embargo, para las mujeres que conviven con un golpeador, puede ser sumamente peligroso

La cuarentena obligatoria empeoró la situación para las mujeres por cuanto las condiciones actuales de aislamiento “agravan la situación general que viven las mujeres”

Reflejo de eso es que el primer día de la cuarentena obligatoria se detectó un pico en las denuncias con indicadores de violencia de género  y violencia doméstica.

Se trata también de una preocupación compartida por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación y por las distintas organizaciones sociales que trabajan para dar respuesta a las centenas de mujeres que están a puertas cerradas con su agresor en este mismo momento.

La naturaleza del aislamiento que genera la cuarentena impuesta para combatir la pandemia propicia un contexto en el cual las violencias estructurales pueden verse agravadas  y  es factible que durante una convivencia impuesta y prolongada puedan agudizarse las situaciones de violencia, dificultando además el acompañamiento y el pedido de ayuda.

Las mujeres que conviven con el violento van a estar las 24 horas del día con él, en riesgo de femicidio.  A esto hay que sumarle el malestar que la crisis económica genera, y que seguramente va a crecer, si tenemos en cuenta que muchas de estas familias no tienen ingresos en blanco o directamente no lo tienen.

El confinamiento coloca a las mujeres en una situación de riesgo agravado ya que el aislamiento dificulta enormemente la posibilidad de denunciar o de pedir ayuda y mucho más cuando convive con el agresor.  

Llamar por teléfono, por ejemplo, puede resultar imposible para quienes están en situación de violencia.

Desde el inicio de la cuarentena se cometieron 21 femicidios. Son muertes evitables.

No se trata de hacer barbijos; ni de aplaudir  a las 21 hs. por todxs lxs que están aportando a diario para que vivamos mejor el confinamiento social; no se necesitan respiradores, ni camas.

Hay que denunciar, visibilizar y gritar, “VIVAS NOS QUEREMOS, “NI UNA MUERTA MAS”. Venimos exigiendo una modificación en las leyes, en los protocolos de denuncia, en las alertas. Exigimos la eliminación de las sentencias machistas del poder judicial.

Celebramos que con la creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad se hayan instalado nuevas formas de comunicación y difusión para que toda persona que sufra violencia de género tenga una alternativa para pedir ayuda.

Sin embargo sabemos que NO ES SUFICIENTE.

Se pusieron a disposición líneas telefónicas que brindan asesoramiento pero colapsaron,  porque, claramente, no se esperaba la enorme cantidad de denuncias que el aislamiento social finalmente demandó.

Los Poderes judiciales dictaron renovación automática de las medidas de protección otorgadas,  se crearon apps para gestionar denuncias (que luego deben ser ratificadas), se mediaron llamadas virtuales desde juzgados con lxs denunciantes.

Ahora bien, ¿podemos pensar que todos los medios que se han creado llegan a la mayoría de quienes padecen violencia de género y /o violencia doméstica? Lamentablemente, no.

Muchas personas que sufren violencia de género no tienen acceso a un celular porque el propio agresor se lo quitó o se lo rompió durante la agresión.

La fantástica idea de ir a una farmacia a pedir un barbijo rojo se pensó para quienes tienen una farmacia a dos cuadras.  Pero qué sucede con quienes  viven a más de 25 cuadras de una farmacia o en los barrios de extrema vulnerabilidad?.

 Muy buena la iniciativa pero muy poco probable su ejecución.

Por otro lado no se estableció la excepción de circulación a las personas que necesitan ir a denunciar situaciones de violencia de género y/o doméstica.

La pandemia no es la que generó la violencia de género. Pero el control de aquella no puede eximir al Estado de las respuestas que debe dar.

Hacen falta más políticas públicas y mayores presupuestos en materia de género y diversidades.

Karina Albarracín

Secretaria de Genero e Igualdad de Oportunidades

Federación Judicial Argentina